01 Oct Las frutas Isla Bonita son las mejores amigas de los vegetarianos

01102014El 1 de octubre ha sido bautizado en diferentes países como el Día Mundial del vegetariano. Con motivo de esta efeméride aprovechamos la ocasión para explicar detenidamente el origen de esta filosofía de vida, sus principios y costumbres además de las diferentes tipologías de veganismo existentes.

El término “veganismo” fue acuñado en 1944 con la creación de la “Vegan Society” que se definía como una sociedad que seguía la doctrina en la que “el ser humano debía vivir sin explotar a los animales”, por tanto no consumir ni carne ni huevos. Durante las últimas décadas ha aumentado considerablemente la corriente vegetariana a lo largo y ancho de todo el mundo, gracias a potentes campañas de concienciación contra el maltrato y explotación animal. Del mismo modo, la cultura del veganismo ha dado lugar a infinidad de nuevos negocios como restaurantes, tiendas especializadas, etc.

El alto consumo de frutas y verduras por parte de las personas vegetarianas suele revertir gran cantidad de beneficios para la salud. Según las últimas investigaciones, la dieta vegetariana bien llevada puede revertir beneficios para la salud como la reducción del colesterol (debido a que sólo se encuentra en productos de origen animal), disminución del riesgo de padecer obesidad (debido al bajo aporte calórico de las frutas y verduras que conforman su principal fuente de alimento), regularización del tránsito intestinal gracias al alto nivel de fibra que suele contener esta dieta, además de reducción del volumen de toxinas ingeridas. Pero del mismo modo, una dieta vegana mal llevada en la que no se sustituyan ciertos nutrientes esenciales de origen animal, por otros de origen no animal,  puede suponer un riesgo para la salud.

Existen varios tipos de vegetarianos, entre ellos están los lactovegetarianos que no consumen carne ni huevos, pero se consumen productos lácteos. Los ovovegetarianos no consumen ni carne ni productos lácteos, pero si se consumen huevos, mientras que ovolactovegetaranos  consumen huevos, queso y demás productos lácteos. Finalmente los apivegetarianos son los que admiten el consumo de miel, huevos y productos lácteos. La dureza de este tipo de dietas más allá de la dificultad de no incluir carne en la dieta, es la difícil labor de sustituir todos los nutrientes que aportan los productos de origen animal, pero mediante un estudio nutricional adecuado y los convenientes suplementos vitamínicos, esta dieta puede ser una gran alternativa para concienciar activismo contra la explotación animal, así como una alimentación equilibrada.

 Fuentes: Wikipedia.org

        Sexenio.com.mx

        Directoalpaladar.com

 



No hay comentarios

Escribe un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies